Equipo Minero

Q1 2017

Equipo Minero continuara presentando la muy respetada editorial que ha ganado admiradores de toda la industria minera Latinoamericana.

Issue link: http://equipo.epubxp.com/i/810750

Contents of this Issue

Navigation

Page 24 of 35

Manejo de Relaves 23 N ú m e r o 1 2 0 1 7 y la precisión de las mediciones de la de- formación del suelo desde el radar sateli- tal. La monitorización con el InSAR de la tercera generación permite que los riesgos asociados con el movimiento del suelo sean detectados y entendidos en diversos regímenes de minas. Hemos demostra- do el uso de las observaciones satelitales adquiridas desde dos direcciones para mostrar los componentes este/oeste y ver- tical del movimiento, las cuales proporcio- nan el monitoreo preciso del movimiento del suelo en alta resolución. Los recientes estudios de casos que aplican la actual tercera generación de métodos InSAR han demostrado que la pre- cisión de los estudios de InSAR pueden ser mejores que ±2 mm. Las primeras evalua- ciones del mismo ambiente minero con la metodología InSAR anterior han demostra- do mediciones discontinuas del movimiento del suelo. La tercera generación de técnicas proporciona mayor precisión, resolución y densidad de puntos en comparación con las generaciones anteriores del procesa- miento InSAR, como las técnicas del disper- sor puntual. Los comentarios previos de los profesionales de la industria han visto esta tecnología no tan sólo como influyente en su capacidad para llevar el monitoreo de las instalaciones de almacenamiento de relaves a un nuevo nivel, sino que como una tecnología que puede ser implementada actualmente para complementar cualquier programa de monitoreo continuo. Los TSF son estructuras complejas de gran tamaño. No es raro encontrar terra- plenes con una altura de cresta de 25 m o más y terraplenes con una longitud total su- perior a 5 km. El monitoreo de una estruc- tura de este tamaño puede ser una tarea desalentadora si se utilizan los métodos convencionales. La tecnología desarrollada por MDA ha hecho que estas estructuras sean mucho más manejables de monitorear durante toda la vida útil de una mina (LOM) y a perpetuidad. Como vimos con la investigación de Mount Polley, la instrumentación in situ tiene sus limitaciones. Los piezómetros instalados en el momento de la construc- ción, junto con otros instrumentos, pueden fallar o dañarse y dejar de proporcionar in- formación útil. El reemplazo de los instru- mentos que han fallado o que no registran puede ser un esfuerzo inútil, debido a la frecuencia de las fallas, el complejo diseño de los terraplenes y el desaf iante entorno. InSAR ha sido considerado como la "red de seguridad" o "perro guardián" del inminente movimiento del suelo, haciéndose cargo de los puntos donde la instrumentación in situ está rezagada. InSAR no requiere la insta- lación física de monumentos de suelo o la instrumentación de ningún tipo a f in de pro- porcionar el monitoreo preciso y f iable de la deformación del suelo, en un área mucho mayor que la cubierta por los instrumentos o ensayos. InSAR no requiere ningún tipo de instru- mentación y rara vez requiere la instalación de monumentos de suelo a f in de propor- cionar el monitoreo preciso y f iable de la deformación del suelo, en un área mucho mayor que la cubierta por los instrumentos o ensayos. El principio fundamental de la tecnología de radar requiere una señal fuerte y coher- ente de retorno al sensor (satélite) a partir de recursos naturales o provocados por el hombre en la superf icie del suelo. Incluso en los entornos más duros, la tecnología y metodología del procesamiento avanzado de MDA ha demostrado el valor que esta tecnología aporta a los operadores mineros en todo el mundo. Tener datos de calidad de alta resolu- ción, no sólo de una fuente conf iable, sino que también de un programa de monitoreo estructurado y coherente, es esencial para lograr que la detección remota sea una valiosa fuente de información para la notif icación anticipada del comportamiento anormal de una presa. Los datos sateli- tales históricos o archivados del satélite radar son igualmente valiosos para poder comprender y evaluar las características del comportamiento de cualquier TSF. Los datos satelitales del radar, al igual que aquellos proporcionados por RADARSAT-2, permiten el estudio de la deformación histórica del suelo y el monitoreo directo. La deformación histórica del suelo es fun- damental para establecer una base precisa de vigilancia o monitoreo más centrado y directo en los primeros signos del mov- imiento del suelo. El monitoreo juega un papel vital para comprender mejor el com- portamiento natural de las presas mineras. Por ejemplo, los datos del monitoreo ef icaz se pueden recopilar durante la fase de con- strucción, el monitoreo de las zonas identi- f icadas como de alto riesgo, el monitoreo de la estabilidad del talud y la detección del nuevo movimiento, potencialmente cau- sado por el asentamiento natural del suelo o por la presencia de lodos de relaves que ingresan a la zona de contención. El uso de InSAR está ganando popular- idad y aceptación, no sólo de parte de los Cinco años de observaciones con múltiples modos de imágenes independientes. Las líneas azules y verdes de mediciones independientes están claramente midi- endo el mismo movimiento.

Articles in this issue

Archives of this issue

view archives of Equipo Minero - Q1 2017